DECORACIÓN ESTILO DE VIDA

Hygge: 9 sencillas maneras de incorporarlo en tu vida diaria

20 noviembre, 2017
hygge

Desde que volví del viaje a Dinamarca tenía pendiente escribir un post sobre el hygge, pero hacía tan buen tiempo que casi no apetecía. Creo que a estas alturas del otoño ya ha llegado el momento.

Así que prepárate una bebida calentita, enciende unas velas y sumérgete en el secreto de la felicidad danesa, te va a enganchar tanto como a mi.

En el vuelo de ida a Copenhague y para ir ambientándome estuve leyendo el libro Hygge: La felicidad de las pequeñas cosas”. Una lectura bastante entretenida que resume muy bien este concepto danés, si tienes ocasión léelo que te gustará.

Es cierto que hasta que no vas allí y lo vives de primera mano, es difícil comprender lo sencillo que les resulta llevarlo a cabo. Todo es tan hyggelig que parece de cuento.

¿Qué es el hygge?

El hygge (pronunciado “hoo-gah”), es un concepto complejo porque no tiene traducción. A grandes rasgos podríamos decir que es una filosofía de vida nórdica que te enseña cómo disfrutar de las pequeñas cosas. Pero a disfrutar de verdad, al 100%, invirtiendo tiempo de calidad en uno mismo.

Se trata más de ser que de tener. El sentido de la abundancia pierde valor frente a la sensación de confort, unión y bienestar.

Algo tan sencillo como disfrutar de una cena rodeado de tus seres queridos, o tomarte una taza de chocolate caliente en casa viendo tu película preferida. Eso es, ni más ni menos hyggelig.

HYGGE

En principio pensarás que no te descubro nada nuevo, porque disfrutar de esos momentos sabemos todos. Pero no es cuestión de saberse la teoría, si no de llevarlo a la práctica. Eso que parece sencillo, en realidad no lo hacemos tan habitualmente, porque siempre hay algo que nos lo impide.

¿Tan complicado es parar y tomarse un respiro de vez en cuando?

Estoy segura de que encontrar placer en las cosas cotidianas, es el secreto de la felicidad, a corto y largo plazo. Una felicidad que nos hace sentir bien por dentro y por fuera.

Así que te voy a mostrar de qué manera, puedes integrar la filosofía Hygge en tu vida diaria.

DECORACIÓN CÁLIDA Y ACOGEDORA

Una de las cosas que más cuidan los daneses para conseguir ese estado de bienestar constante, es la decoración de sus espacios. Tanto en su vivienda como en los locales comerciales.

Así que si quieres tener un hogar completamente hyggelig toma nota de estos consejos 😉

1. ¿Cuáles son los colores hygge?

El hygge debe evocarnos tranquilidad y una sensación de paz y calma constante.

Escoge una gama de colores lo más natural posible

Evita los colores fuertes y apuesta por tonos neutros combinándolos con empolvados, tales como azules, verdes, grises o tierras. ​​

hygge

budgetproof / castlega

2. Integra la naturaleza en casa

Los daneses tienen una fuerte conexión con la naturaleza, y esto se refleja en su forma de vida ya que están muy concienciados con el tema ecológico y la sostenibilidad. Aparte de mantenerse en forma y cuidar mucho su alimentación, en la decoración de sus casas está muy presente lo natural.

Para seguir su filosofía introduce materiales propios de la naturaleza, tales como suelos de madera, revestimientos de piedra y elementos vegetales.

Las plantas y las flores darán frescura y viveza a cualquier rincón

La madera va a crear un ambiente armónico y relajante. Así que combina algún mueble de estilo rústico con el resto de la decoración de tu casa, aunque sea más moderna.

hygge

frenchyfancy / scandimagdeco

3. Convive con piezas antiguas

El hygge defiende un fuerte arraigo con todo lo que tenga que ver con las tradiciones.

Mezclar elementos modernos con antigüedades, como piezas vintage o recuerdos familiares es una manera excelente de aportar calidez a cualquier espacio.

Conectar con nuestro pasado nos reconforta

Si estas piezas han pertenecido a tu familia y tiene un valor sentimental para ti, mejor que mejor. Tomar el café en la vajilla de tu abuela se considera muy hyggelig.

hygge

roseandivyjournal / ellos

4. Arrópate con muchas capas de diferentes texturas

¿Hay algo más placentero que llegar a casa y acurrucarse en el sofá o en la cama repleta de almohadones y con una manta gustosica? pocas cosas la verdad…

Una habitación inspirada en hygge tiene que resultar extremadamente cálida y acogedora.

Rodéate de cojines de punto grueso, mantas de algodón o lana y crea un rincón cómodo donde aterrizar después de un día agotador.  Esa sensación de confortabilidad no se paga con nada, hazme caso…

hygge

decordots / cleanandscentsible

Combate el frío transformando tu casa en un lugar cálido con alfombras de lana y cubreasientos de piel de oveja.

Coloca una alfombra en el suelo. De esta manera, no solo aislarás acústicamente la habitación, sino que proporcionarás calidez y te ayudará a distribuir mejor los muebles alrededor de ella.

hygge

newdarlings / sasandsabs

5. Enciende la chimenea

Además de abrigarte debajo de innumerables capas, lo ideal sería calentarte al calor del fuego.

La vida hygge gira alrededor de una chimenea

Si tienes la suerte de tener una en casa no dudes en encenderla en los días más fríos y disfrutar de ese calor extra tan agradable.

En su defecto, existen otras alternativas como colocar una composición de velas en unos jarrones de cristal o faroles en algún rincón de la zona de estar. No es lo mismo, pero te darán un ambiente muy agradable.

hygge

lauraashley / wooninspiratie

6.- Consigue una iluminación tenue

Hace unos días te contaba cómo conseguir una iluminación cálida y confortable, y es que este es uno de los puntos fuertes de la filosofía Hygge.

Para los daneses, que cuentan con muy pocas horas de luz natural 6 meses al año, conseguir un ambiente acogedor y en armonía es vital.

Allí no verás ventanas con persianas o contraventanas, al contrario, la mayoría están desnudas. A veces utilizan estores o un visillo fino. Durante el día, aprovechan la luz natural hasta el último rayo del sol.

hygge

designzoo

Cuando anochece, sustituyen la luz natural por una iluminación tenue a base de velas o bombillas de baja intensidad. No es extraño ver desde la calle las ventanas decoradas con plantas y multitud de velas.

Apaga las fuentes que emitan una iluminación fuerte y brillante y sustitúyelas por una combinación de lámparas de mesa y de pie.

Conseguirás una iluminación indirecta mucho más suave y relajante

Enciende una velas por la noche, el resplandor de las velas alentará tu espíritu y llenará el espacio de calidez.

Hygge

heals / ljuvalantliv

RITUALES RECONFORTANTES

7. Desconecta

Cuando llegues a casa después de un día intenso intenta desconectar del resto del mundo y disfruta de un rato para ti.

Date un buen baño o ducha caliente y ponte ropa cómoda

No hay nada más gustoso que enfundarse el pijama y unos calcetines bien gorditos.

Apaga el móvil y la tele y sustitúyelos por  un buen libro. Prepárate algo caliente y ponte de fondo una de las infinitas listas de música hygge que hay en Spotify. Enciende un par de velas y tendrás el relax asegurado.

hygge

realtor

8. Cocina sin prisas

A los daneses les encanta pasar tiempo cocinando una comida copiosa u horneando algo dulce.

Para los que nos gusta la cocina no hay nada más reconfortante que cocinar por cocinar. Sin prisas y sin el agobio de tengo que preparar una comida para tantos y quedar de cine.

Aprovecha los productos de temporada y date el gustazo de perder una tarde haciendo algún postre rico que puedas disfrutar el fin de semana

Haz unas magdalenas de canela y limón, un bizcocho de manzana o una tarta de calabaza. Además de disfrutar de su sabor, impregnarás la casa de un olor delicioso.

hygge

gkstories

9. Reúnete con los tuyos siempre que puedas

Para los daneses una parte importante de hygge radica en la amistad y las reuniones sociales. El pasar el mayor tiempo posible con la familia y los amigos es una prioridad en la cultura danesa.

Una vida social, es una vida feliz

Pero así como a nosotros nos encanta salir fuera, ellos prefieren quedarse en casa. Siempre que pueden se reúnen con sus seres queridos alrededor de un mesa para comer y conversar durante horas o simplemente dar un largo paseo.

hygge

ilmilaneseimbruttito

Sin duda el hygge debería ser un concepto a copiar de nuestros vecinos daneses, ya que por algo dicen que Dinamarca es el país más feliz del mundo ¿no crees?

Fotografía portada: Noveno Ce – Elisa López

 

¿Habías oído hablar del Hygge?

 

¿TE HA GUSTADO EL POST?
Suscríbete y recibe contenido extra en tu email ¡ES GRATIS!

TE PODRÍA GUSTAR

No hay comentarios

Deja una respuesta